Tarta de arroz con leche (sin horno)

Tarta de arroz con leche (sin horno)

Hoy vemos cómo hacer una tarta de arroz con leche. Aunque sea una tarta, se trata de una receta sin horno, que además conserva todo el sabor de este rico postre tradicional.

Esta tarta está elaborada con un arroz con leche casero, lleno de sabor, que va aromatizado con canela, vainilla y limón. El resultado es un arroz con leche muy cremoso y jugoso.

Una de las cosas que más me gusta de esta tarta es la base de galleta, preparada con unas galletas de canela que me han gustado desde pequeña. Para esta tarta de arroz con leche son ideales, ya que le aportan un sabor más potente y especial.

Para la decoración de la tarta podéis hacer una cobertura clásica, espolvoreando bien de canela en polvo por encima. Yo, en esta ocasión y como me gusta tanto el arroz con leche asturiano, he querido decorar la superficie de la tarta con una capa de azúcar quemada, que también le va de maravilla.

Si os decantáis más por el arroz con leche tradicional, el de toda la vida, podéis echarle un vistazo a esta otra receta que publiqué hace un tiempo: Arroz con leche (casero).

VÍDEO-RECETA

INGREDIENTES

Para el arroz con leche

  • 100 gramos de arroz redondo
  • 1,5 litros de leche entera y fresca
  • 200 mililitros de nata
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 ramas de canela
  • 1 vaina de vainilla
  • La piel de un limón

Para cuajar la tarta

  • 4 hojas de gelatina (equivalente a 6 gramos de gelatina en polvo)

Para la base de galleta

  • 250 gramos de galletas de canela
  • 120 gramos de mantequilla
Ingredientes para la tarta de arroz con leche
Ingredientes para la tarta de arroz con leche

ELABORACIÓN

Comenzamos preparando la base de galleta. Para ello trituramos las galletas hasta hacer una “arena de galleta” y la mezclamos con la mantequilla, previamente derretida. Distribuimos y compactamos esta mezcla en la base de un molde desmontable de 23 centímetros de diámetro. Reservamos el molde con la base de galleta en la nevera, mientras preparamos el arroz con leche.

En una olla al fuego ponemos la leche, la nata, las ramas de canela, la vaina de vainilla y la piel de limón. Cuando la leche comience a hervir añadimos el azúcar y el arroz.

Añadiendo el arroz a la leche caliente
Añadiendo el arroz a la leche caliente

Seguidamente bajamos la temperatura del fuego y removemos continuamente para que no se nos pegue. Dejamos que el arroz se cocine durante una hora aproximadamente, comprobando que el grano del arroz no se quede duro.

Ahora que el arroz con leche está bien cremoso y cocinado, vamos a hidratar la gelatina. Para ello sumergimos las hojas de gelatina en abundante agua fría, durante 3-4 minutos. Pasado este tiempo rescatamos las hojas de gelatina, escurrimos el exceso de agua y las ponemos dentro del arroz con leche (que aún está caliente). Mezclamos bien hasta que la gelatina quede completamente disuelta.

Añadiendo la gelatina al arroz con leche
Añadiendo la gelatina al arroz con leche

A continuación vertemos el arroz con leche dentro del molde, sobre la base de galleta que preparamos al comienzo de la receta.

Vertiendo el arroz con leche sobre la base de galleta
Vertiendo el arroz con leche sobre la base de galleta

Tapamos el molde y dejamos que el arroz con leche se enfríe completamente a temperatura ambiente. Una vez se haya enfriado lo reservamos en la nevera hasta el día siguiente.

Tras las horas de reposo en la nevera nuestra tarta de arroz con leche ya estará bien cuajada y lista para comer. La desmoldamos y la decoramos al gusto. En mi caso he decorado la superficie de la tarta con una espiral de azúcar moreno y, con la ayuda de un soplete, he quemado el azúcar para crear una capa tostada y caramelizada.

Quemando el azúcar para decorar la tarta de arroz de leche
Quemando el azúcar para decorar la tarta de arroz de leche

Y así queda nuestra tarta de arroz con leche sin horno… ¡toda una delicia!

Tarta de arroz con leche
Tarta de arroz con leche

Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.