Tarta de chocolate blanco y fresas

Tarta de chocolate blanco y fresas

Hoy vemos cómo hacer una tarta de chocolate blanco y fresas. Se trata de una receta de tarta sin horno con dos capas de colores diferenciadas: una capa blanca de mousse de chocolate blanco y una capa rosa de mousse de fresa.

Esta tarta de chocolate y fresas es muy fácil de preparar, aunque a simple vista no lo parezca por sus varias elaboraciones. Además de fácil, es una tarta con una combinación de sabores excepcional y con una textura de mousse muy suave y espumosa.

Sin duda os animo a preparar esta tarta sin horno de chocolate blanco y fresas, ya que es muy fresca y deliciosa.

VÍDEO-RECETA

INGREDIENTES

Para la mousse de fresa:

  • 300 gramos de fresas
  • 200 mililitros de nata para montar (con un 35% de materia grasa)
  • 50 gramos de azúcar moreno
  • 4 hojas de gelatina (o bien 5 gramos de gelatina en polvo o grenetina)
Ingredientes para la mousse de fresa
Ingredientes para la mousse de fresa

Para la mousse de chocolate blanco:

  • 200 gramos de chocolate blanco
  • 350 mililitros de nata para montar (con un 35% de materia grasa). Utilizaremos 200 ml para montar y 150 ml para derretir el chocolate.
  • 4 hojas de gelatina (o bien 5 gramos de gelatina en polvo o grenetina)

Para la base de la tarta:

  • 250 gramos de galletas “tipo digestive”
  • 80 gramos de mantequilla
Ingredientes para la mousse de chocolate blanco y para la base de la tarta
Ingredientes para la mousse de chocolate blanco y para la base de la tarta

Para decorar:

  • Fresas
  • Chocolate blanco

ELABORACIÓN

Comenzamos esta receta preparando un puré de fresas, ya que necesitamos que esté completamente frío a la hora de montar la última capa de la tarta. Para ello ponemos las fresas limpias y sin el tallo en un cazo, junto con el azúcar. Lo llevamos al fuego hasta que el azúcar se haya fundido completamente.

Mientras que las fresas y el azúcar se calientan, ponemos a hidratar las 4 hojas de gelatina en abundante agua fría durante 4-5 minutos.

Ahora que el azúcar está derretido, apartamos el cazo del fuego y trituramos bien las fresas hasta hacerlas puré. Escurrimos las hojas de gelatina (que ya están hidratadas) y las ponemos sobre el puré de fresas que aún está caliente.

Añadiendo la gelatina hidratada al puré de fresa
Añadiendo la gelatina hidratada al puré de fresa

Mezclamos bien hasta que las gelatinas se deshagan, y dejamos que esta mezcla se enfríe completamente a temperatura ambiente. Mientras tanto continuamos con la receta.

Trituramos bien las galletas, hasta que nos quede una “arena de galleta”, y la mezclamos con la mantequilla previamente derretida en el microondas. Mezclamos bien, hasta que toda la galleta esté humedecida por la mantequilla. Volcamos esta mezcla en un molde desmontable de 20 centímetros de diámetro, y la distribuimos y compactamos por la base del molde. Ahora llevamos el molde al congelador unos minutos, mientras preparamos la mousse de chocolate blanco.

En un bol ponemos el chocolate blanco junto a los 150 mililitros de nata. Lo llevamos al microondas para que el chocolate se derrita, en intervalos cortos de 30 segundos.

Mientras que fundimos el chocolate, ponemos a hidratar las 4 hojas de gelatina en abundante agua fría durante 4-5 minutos.

Una vez que el chocolate esté bien fundido e integrado con la nata, le ponemos las hojas de gelatina (ya hidratadas). Mezclamos bien hasta que las gelatinas se deshagan en la mezcla de chocolate caliente. Dejamos reposar unos minutos mientras que montamos la nata.

En un bol ponemos la nata, que debe estar bien fría, y con unas varillas la montamos bien hasta que se formen picos firmes. Cuando esté bien montada vamos agregando poco a poco, y sin parar de batir, la mezcla anterior de chocolate blanco, nata y gelatina, hasta tener una mezcla espumosa y homogénea.

Preparando la mousse de chocolate blanco
Preparando la mousse de chocolate blanco

Vertemos esta mousse de chocolate blanco sobre la base de galleta que preparamos antes. Llevamos el molde al congelador durante 15-20 minutos, para que esta capa se cuaje y poder poner encima la capa de fresa.

Tras el tiempo de cuajado (15-20 minutos) de la capa de chocolate blanco, comenzamos a preparar la mousse de fresa. Para ello en un bol ponemos la nata, que debe estar bien fría, y con unas varillas la montamos bien hasta que se formen picos firmes. Cuando esté bien montada vamos agregando, poco a poco y sin parar de batir, el puré de fresas que preparamos al principio y que ya estará bien frío, hasta tener una mezcla espumosa y homogénea.

Vertemos esta mousse de fresa sobre la capa (ya cuajada) de mousse de chocolate blanco. Lo haremos delicadamente para no estropear la capa de chocolate blanco y para que no se nos mezclen los dos colores.

Vertiendo la mousse de fresa sobre la capa de chocolate blanco
Vertiendo la mousse de fresa sobre la capa de chocolate blanco

Ahora llevamos nuestra tarta a la nevera y la dejamos reposar un mínimo de 4 horas (mejor de un día para otro), para que las capas cuajen y cojan una buena consistencia de mousse.

Tras las horas de reposo sacamos la tarta de la nevera y la desmoldamos. En el perímetro superior colocamos unas fresas cortadas a la mitad y unas virutas de chocolate blanco.

En este momento ya tenemos nuestra tarta de chocolate blanco y fresas lista para comer.

Tarta de chocolate blanco y fresas
Tarta de chocolate blanco y fresas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.