Tarta helada de chocolate y avellanas

Tarta helada de chocolate y avellanas

Hoy vamos a preparar una tarta helada de chocolate y avellanas. Se trata de una receta fácil elaborada en dos capas: una de helado casero de avellanas y otra de helado casero de chocolate. Además se prepara con ingredientes cotidianos, como la nata, la leche condensada, el cacao o las avellanas. El resultado es una tarta de helado con un sabor delicioso, una textura muy cremosa, y sin que se formen los cristales de hielo típicos de los helados caseros.

La combinación de los dos helados en esta tarta resulta perfecta. El helado de chocolate queda con un sabor muy intenso al propio chocolate, y en su punto de dulzor, nada excesivo. Respecto al helado de avellanas, que creo que es mi preferido, queda con mucho sabor a este fruto seco, gracias a que lleva avellanas tostadas y trituradas repartidas por todo el helado. Su dulzor es algo más notable que en el helado de chocolate, pero es perfecto.

Otro punto importante de esta tarta helada es que dura varios días en el congelador.

Así que, después de todo esto, ¿a qué estás esperando para prepararla?

Vídeo-receta

Ingredientes de la receta

Para el helado de chocolate:

  • 300 mililitros de nata para montar (con un 35% de materia grasa)
  • 200 gramos de leche condensada
  • 40 gramos de cacao puro en polvo
Ingredientes para el helado de chocolate
Ingredientes para el helado de chocolate

Para el helado de avellanas:

  • 300 mililitros de nata para montar (con un 35% de materia grasa)
  • 200 gramos de leche condensada
  • 150 gramos de avellanas trituradas
Ingredientes para el helado de avellanas
Ingredientes para el helado de avellanas

Para la base de la tarta:

  • 300 gramos de galletas Oreo
  • 90 gramos de mantequilla
Ingredientes para la base de la tarta
Ingredientes para la base de la tarta

Para decorar la tarta:

  • 100 gramos de chocolate
  • 100 mililitros de nata
  • 30 gramos de mantequilla
  • Avellanas
Ingredientes para decorar la tarta
Ingredientes para decorar la tarta

Elaboración de la receta

Comenzamos preparando la base de la tarta. Para ello trituramos las galletas y las ponemos en un bol junto con la mantequilla, que la habremos derretido previamente. Mezclamos hasta que la galleta quede bien humedecida por la mantequilla. Vertemos esta mezcla en un molde de 23 centímetros de diámetro y compactamos bien en la base del molde. Reservamos el molde en el congelador unos minutos.

Ahora comenzamos a preparar la crema para el helado de avellanas. Ponemos la nata fría en un bol y con unas varillas eléctricas la montamos hasta que se formen picos firmes. Un truco, para que la nata esté bien fría y se monte mejor, es poner el bol y la nata unos minutos en el congelador. Seguidamente añadimos la leche condensada y la integramos con las varillas eléctricas. Cuando esté bien integrada añadimos las avellanas trituradas y las mezclamos con la nata y la leche condensada.

Preparando el helado de avellanas
Preparando el helado de avellanas

En este punto ya tenemos la crema de avellanas terminada. La vertemos en el molde, sobre la base de galleta que hemos preparado al inicio de la receta, y la reservamos en el congelador unos 10 minutos para que se vaya congelando.

Montando la capa de avellanas
Montando la capa de avellanas

Mientras tanto continuamos preparando la crema para el helado de chocolate. La haremos del mismo modo que hemos hecho la crema de avellanas: montamos la nata, añadimos la leche condensada e integramos el cacao hasta obtener una crema firme de chocolate.

Sacamos el molde del congelador y ponemos la crema de chocolate sobre la crema de avellanas. Debemos asegurarnos de que la crema de avellanas esté dura y semicongelada, para que no se mezclen las dos capas. Si no lo está, la dejaremos unos minutos más en el congelador.

Poniendo la crema de chocolate sobre la crema de avellanas
Poniendo la crema de chocolate sobre la crema de avellanas

Llevamos el molde de nuevo al congelador, donde lo dejaremos un mínimo de 6 horas, hasta que la tarta se congele. También podemos dejar la tarta en el congelador de un día para otro.

Tras las horas de reposo vamos a preparar la ganache para cubrir nuestra tarta. En un cazo al fuego calentamos la nata y, justo antes de que comience a hervir, la apartamos del fuego y la agregamos el chocolate. Mezclamos bien hasta que el chocolate se derrita y se integre con la nata. Agregamos la mantequilla y mezclamos para que se deshaga.

Preparando la ganache de chocolate
Preparando la ganache de chocolate

En este punto ya tenemos la ganache de chocolate lista para decorar la tarta. La vertemos sobre la superficie y la distribuimos bien.

Terminamos de decorar nuestra tarta colocando unas avellanas sobre la ganache de chocolate.

Y así de apetecible queda nuestra tarta helada de chocolate y avellanas:

Tarta helada de chocolate y avellanas
Tarta helada de chocolate y avellanas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.