Tarta de queso con Nutella y Oreo (cheesecake sin horno)

Tarta de queso con Nutella y Oreo (cheesecake sin horno)

No he podido resistir la tentación de traeros esta receta de tarta de queso y Nutella con base de galletas Oreo. Se trata de una tarta de queso, sin horno y sin gelatina, tan deliciosa y fácil de preparar que no querrás parar de hacerla.

Esta tarta de queso con Nutella está elaborada con dos cremas de queso, para que queden dos colores y dos sabores diferentes. Por un lado tenemos el sabor del queso solo, y por otro lado tenemos el sabor del queso mezclado con Nutella. El resultado es una receta de cheesecake con una mezcla de sabores muy ricos y con una textura muy especial.

En esta ocasión, para dar una forma diferente a la típica base de galletas, he querido hacer una especie de molde (o recipiente de galletas) en el que poder meter el relleno de nuestra tarta de queso. El resultado será muy vistoso, ya que haremos la base de la cheesecake con galletas Oreo.

Tarta de queso con Nutella y Oreo, o cheesecake con Nutella
Tarta de queso con Nutella y Oreo, o cheesecake con Nutella

INGREDIENTES

  • 750g de queso crema
  • 200ml de nata para montar (o crema de leche)
  • 150g de Nutella
  • 65g de azúcar glass
  • 350g de galletas Oreo
  • 115g de mantequilla
Ingredientes para la tarta de queso con Nutella y Oreo
Ingredientes para la tarta de queso con Nutella y Oreo

ELABORACIÓN

Comenzamos haciendo la base de galleta para nuestra tarta:

Trituramos bien las galletas Oreo y las mezclamos con la mantequilla derretida, hasta que todo el polvo de galleta esté húmedo.

Ponemos la galleta sobre un molde desmontable (en mi caso de 20 centímetros de diámetro) y la vamos repartiendo bien por los laterales y la base, de modo que nos quede un recipiente o molde de galletas Oreo, tal y como se puede ver en la siguiente foto:

Forrando el molde con las galletas Oreo
Forrando el molde con las galletas Oreo

Llevamos el molde con la galleta a la nevera o congelador, mientras preparamos el resto de la tarta…

Ahora comenzamos a hacer el relleno de nuestra tarta:

Para ello batimos el queso crema con el azúcar glass, hasta que quede bien cremoso, y reservamos.

Batimos también la nata, hasta montarla. La nata debe tener (como mínimo) un 35% de materia grasa y estar bien fría para que monte bien. Si os fijáis en la siguiente foto, el bol en el que está la nata está bien frío, porque lo metí, junto con la nata, 30 minutos al congelador antes de comenzar a montarla:

Montando la nata (o crema de leche)
Montando la nata (o crema de leche)

Una vez que la nata esté bien montada la vamos integrando, poco a poco y con movimientos suaves y envolventes, con el queso. Esta mezcla es la que va a dar textura a nuestra cheesecake, por lo tanto debemos mezclar con suavidad.

Ahora dividimos esta mezcla de queso y nata en dos partes, y a una de ellas le agregamos la Nutella. Del mismo modo que antes, integramos la Nutella poco a poco y suavemente, hasta que la mezcla de queso y nata quede bien chocolateada. De este modo habremos obtenido dos cremas, con distinto sabor y color, para el relleno de la tarta.

Ahora que ya tenemos las dos cremas de queso preparadas, la del queso solo y la del queso mezclado con Nutella, y la base de galleta está fría, comenzamos a montar la tarta:

Vamos cogiendo cucharadas de cada crema y las vamos repartiendo, alternativamente, sobre la base de galleta, tal y como podéis ver en esta foto:

Rellenando la tarta con las cremas de queso y Nutella
Rellenando la tarta con las cremas de queso y Nutella

De este modo conseguiremos que el relleno de nuestra tarta tenga dos colores.

Una vez que hayamos terminado de poner ambas cremas, damos unos golpecitos al molde para que el relleno se asiente y quede bien repartido por todo el molde.

Y con una cucharilla mezclamos un poco las dos cremas, dibujando círculos, para que quede más decorativa nuestra tarta.

En este momento llevamos nuestra tarta de queso y Nutella a la nevera, durante un mínimo de 6 horas. Yo os recomiendo dejarla de un día para otro, ya que de este modo, quedará con una textura más firme.

Cuando hayan pasado las horas de reposo, sacamos la tarta de la nevera, la desmoldamos y nos cortamos un buen pedacito 😀

Tarta de queso con Nutella y Oreo ya desmoldada
Tarta de queso con Nutella y Oreo ya desmoldada

Espero que os haya gustado mucho esta receta de cheesecake, o tarta de queso y Nutella con base de galletas Oreo, y que la disfrutéis mucho si decidís prepararla.

VÍDEO

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.