Galletas de Almendra y Mantequilla (las más ricas y fáciles de preparar)

Galletas de Almendra y Mantequilla (las más ricas y fáciles de preparar)

Hoy os traigo una nueva receta de galletas caseras. Se trata de una receta de galletas de almendra y mantequilla muy fáciles y rápidas de preparar. Unas galletas deliciosas, con un sabor muy rico a almendra y a mantequilla, y con una textura crujiente y hojaldrada.

Para hacer estas galletas de almendra podemos utilizar almendra ya molida, aunque os recomiendo tenerlas enteras y molerlas en el momento, ya que proporcionarán un sabor y aroma más intenso a nuestras galletas.

Estas son unas galletas sin huevo y sin otros ingredientes líquidos. La masa se unificará tan solo con mantequilla, por lo que utilizaremos una mantequilla de calidad y que tenga un buen sabor. Además, para conseguir una buena textura en nuestras galletas, trabajaremos con la mantequilla en “punto de pomada”, es decir, con una textura blanda, cremosa y sin llegar a estar derretida.

Otro punto importante a la hora de hacer estas galletas es el rebozado final en azúcar glas: las daremos un primer rebozado recién salidas del horno y aún calientes, para que se forme una capa bien adherida. Seguidamente, cuando las galletas estén frías, las daremos un segundo rebozado para que queden más bonitas y vistosas. Aunque están rebozadas en azúcar, no son unas galletas excesivamente dulces, ya que en la masa pondremos poco azúcar.

Ingredientes de la receta

  • 150 gramos de almendra molida
  • 150 gramos de harina
  • 150 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de azúcar
  • Azúcar glas (para rebozar las galletas)

Elaboración de la receta

En un bol mezclamos bien la mantequilla, que la habremos sacado unas horas antes de la nevera para que esté blanda y cremosa, en “punto de pomada”.

Mantequilla en punto de pomada
Mantequilla en punto de pomada

En el mismo bol en el que tenemos la mantequilla añadimos la harina, la almendra molida y el azúcar, y mezclamos bien hasta conseguir una masa densa y unificada. Primeramente mezclaremos bien todos los ingredientes con una espátula y, posteriormente, terminaremos de unificarlos con la mano.

Preparando la masa de galletas
Preparando la masa de galletas
Masa de galletas terminada
Masa de galletas terminada

En el momento en el que tengamos la masa de galletas terminada, comenzamos a formar las galletas. Para ello cogemos pequeñas porciones de masa y formamos bolitas entre las palmas de las manos, procurando que todas las bolitas sean del mismo tamaño.

Formando las galletas
Formando las galletas

Por último vamos poniendo las bolitas de masa en una bandeja de horno forrada con papel de hornear, y las colocamos separadas entre sí, para que no se peguen unas a otras al hornearse. Con esta cantidad de masa salen unas 30 galletas.

Una vez formadas todas las galletas llevamos la bandeja al horno, que lo tendremos precalentado a 180 ºC con calor arriba y abajo, durante 13-15 minutos.

Galletas de almendra antes de hornear
Galletas de almendra antes de hornear

Pasados los 15 minutos sacamos las galletas del horno y las dejamos reposar un par de minutos para que se endurezcan. Hecho esto, cogemos las galletas con cuidado de no quemarnos y las rebozamos bien en azúcar glas.

Rebozando en azúcar glas las galletas recién horneadas
Rebozando en azúcar glas las galletas recién horneadas

Vamos colocando las galletas sobre una rejilla y dejamos que se enfríen por completo.

Una vez frías, las rebozamos nuevamente en azúcar glas y… ya las tenemos listas para comer.

Galletas de almendra y mantequilla
Galletas de almendra y mantequilla

A continuación podéis ver el vídeo en el que yo misma preparo estas galletas.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.