Tarta de Piña Colada (receta sin horno)

Tarta de Piña Colada (receta sin horno)

La piña colada es un cóctel muy popular a base de piña, coco y ron. Se trata de una bebida tropical con una combinación de sabores que me encantan. Por eso he querido convertir esta rica bebida en un postre, concretamente en una tarta de piña colada; una receta de tarta sin horno muy fácil de preparar.

Esta tarta de piña colada queda con una textura muy suave y ligera, tipo mousse. Una mousse en la que nos encontraremos los trocitos del coco rallado, un ingrediente que aporta una textura muy agradable, además de un rico sabor.

Y ahora llega el momento de hablaros del sabor de esta tarta. La combinación de sabores de la piña y del coco es única y especial, y en esta tarta destacan bastante. También se percibe sutilmente el sabor del ron, aunque es un ingrediente que podéis omitir, si no tomáis alcohol o si la tarta la van a comer menores. En definitiva, si os gusta la combinación de la piña y del coco, no dejéis de preparar esta rica tarta.

Ingredientes de la receta

Para la tarta de piña colada:

  • 6 rodajas de piña en su jugo (350 gramos)
  • 130 mililitros de jugo de piña (del que viene con la piña)
  • 200 mililitros de leche de coco (enlatada)
  • 80 gramos de coco rallado
  • 400 mililitros de nata para montar (o crema para batir) con un 35% de materia grasa
  • 120 gramos de azúcar
  • 9 hojas de gelatina (equivalente a 15 gramos de gelatina en polvo)
  • Un chorrito de ron

Para la base de galleta:

  • 250 gramos de galletas (tipo María)
  • 120 gramos de mantequilla
  • 30 gramos de coco rallado

Para decorar la tarta:

  • Coco rallado
  • 100 mililitros de nata montada
  • 2 rodajas de piña en su jugo
  • Guindas

Elaboración de la receta

Comenzamos preparando la base de galleta. Para ello machacamos las galletas, las ponemos en un bol y las mezclamos con la mantequilla (previamente derretida) y el coco rallado. Cuando tengamos una mezcla humedecida la vertemos sobre un molde de 23 centímetros de diámetro. Aplastamos hasta conseguir una base de galleta bien compacta.

Base de galleta
Base de galleta

Por último reservamos el molde en el congelador, mientras continuamos con la receta.

Ahora ponemos a hidratar las hojas de gelatina en un recipiente con abundante agua fría.

Hidratando las hojas de gelatina
Hidratando las hojas de gelatina

Mientras la gelatina se hidrata, ponemos a calentar en un cazo el jugo de piña. Dejamos que hierva unos segundos y lo apartamos del fuego.

En este punto ya tenemos la gelatina hidratada, la escurrimos bien y la vertemos en el cazo en el que tenemos el jugo de piña caliente. Mezclamos hasta que la gelatina se haya disuelto completamente. Lo reservamos mientras continuamos con la receta.

Disolviendo las hojas de gelatina hidratadas en el jugo de piña caliente
Disolviendo las hojas de gelatina hidratadas en el jugo de piña caliente

Seguidamente en el vaso de la batidora ponemos las rodajas de piña, la mitad del azúcar, la leche de coco y el chorrito de ron (opcional). Trituramos bien con la batidora hasta conseguir un batido. Hecho esto, vertemos en el vaso de la batidora el jugo de piña en el que hemos disuelto la gelatina. Integramos todo y reservamos el batido.

A continuación montamos la nata. Para ello la ponemos en un bol y con unas varillas eléctricas comenzamos a batir. Cuando la nata esté semimontada, añadimos el azúcar que nos queda (la otra mitad del total que necesitamos para la receta) y continuamos batiendo, hasta que en la nata se formen surcos firmes.

En este momento, que ya tenemos la nata montada, vertemos poco a poco el batido de piña y coco que preparamos anteriormente; y lo integramos con la nata con movimientos envolventes, hasta que esté todo bien unificado.

Integrando el batido de piña y coco en la nata montada
Integrando el batido de piña y coco en la nata montada

Seguidamente añadimos en la mezcla el coco rallado y lo integramos. En este momento ya tenemos la mezcla terminada.

Ahora vertemos la mezcla anterior dentro del molde, repartiéndola sobre la base de galletas. Por último alisamos la superficie, tapamos nuestra tarta y la reservamos en la nevera de un día para otro.

Tarta de piña colada antes de reposar
Tarta de piña colada antes de reposar

Tras el reposo desmoldamos nuestra tarta de piña colada y la decoramos al gusto. En mi caso he cubierto la superficie de la tarta con coco rallado, he puesto unos copetes de nata montada, unos trozos de piña y unas guindas.

Tarta de piña colada
Tarta de piña colada

A continuación podéis ver el vídeo con el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.