Cheesecake de Calabaza

Cheesecake de Calabaza

Hoy os traigo una receta de cheesecake de calabaza muy especial y fácil de preparar. Se trata de una tarta de queso con un sabor muy rico a calabaza, queso y especias. Además queda con una textura tan cremosa que se deshace completamente en la boca. Esta textura suave y cremosa la conseguimos horneando el cheesecake al baño María.

Para elaborar esta tarta necesitamos cocinar previamente un puré de calabaza. Os recuerdo que hace unas semanas os dejé un vídeo y un post detallados de cómo hacer puré de calabaza para recetas dulces.

Ingredientes de la receta

  • Queso crema (500 g)
  • Puré de calabaza (200 g)
  • Nata para montar (50 ml)
  • Azúcar (180 g)
  • Huevos (2 medianos)
  • Maicena (3 cucharadas)
  • Canela (1 cucharadita)
  • Nuez moscada (una pizca)

Para decorar:

  • Nata para montar con un 35% de materia grasa (250 ml)
  • Azúcar glas (100 g)
  • Canela

Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

Comenzamos forrando con papel de horno el interior de un molde desmontable de 20 centímetros de diámetro. Hecho esto forramos bien el exterior del molde con papel de aluminio. Esto lo hacemos porque vamos a hornear nuestra tarta al baño María y no queremos que entre agua dentro del molde.

Forrando el exterior del molde
Forrando el exterior del molde

Seguidamente preparamos la mezcla de queso. En un bol batimos 500 gramos de queso crema junto con 180 gramos de azúcar. El queso lo tendremos a temperatura ambiente. Seguidamente y sin parar de batir, incorporamos de uno en uno 2 huevos medianos. En este punto que los huevos ya están integrados, añadimos 200 gramos de puré de calabaza junto con una pizca de nuez moscada y una cucharadita de canela. Por último integramos bien 3 cucharadas de maicena y 50 mililitros de nata para montar.

Preparando la mezcla de queso
Preparando la mezcla de queso

Ahora que ya tenemos la mezcla de queso terminada, la vertemos dentro del molde que preparamos al comienzo de la receta. Colocamos el molde dentro de un recipiente apto para el horno y llenamos este de agua caliente, para así hornear nuestro cheesecake al baño María. El horno lo tendremos precalentado a una temperatura de 180 ºC con calor arriba y abajo. Dejaremos que el cheesecake se hornee durante 40-45 minutos.

Cheesecake de calabaza listo para hornear
Cheesecake de calabaza listo para hornear

Pasados 45 minutos nuestro cheesecake de calabaza ya estará bien cocinado. Sacamos el recipiente del horno y, con cuidado de no quemarnos, sacamos el molde del recipiente con agua. Dejamos que el cheesecake se enfríe dentro del molde a temperatura ambiente. Una vez frío lo reservamos en la nevera de un día para otro.

Cheesecake de calabaza recién horneado
Cheesecake de calabaza recién horneado

Tras las horas de reposo desmoldamos nuestro cheesecake, lo colocamos en un plato y lo cortamos en porciones. Continuamos preparando la decoración. Para ello montamos 250 mililitros de nata para montar (o crema para batir) con un 35% de materia grasa. Ponemos la nata bien fría en un bol junto con 100 gramos de azúcar glas y, con la ayuda de unas varillas eléctricas, batimos hasta que la nata espese y se formen surcos. Ponemos la nata recién montada en una manga pastelera y decoramos con ella la superficie de nuestra tarta. Para finalizar espolvoreamos un poco de canela sobre la nata montada. Hecho esto ya podemos disfrutar de este delicioso cheesecake de calabaza.

Cheesecake de calabaza
Cheesecake de calabaza

A continuación os dejo el vídeo con el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.