Croquetas de huevo

Croquetas de huevo

Hoy vemos cómo hacer croquetas de huevo. Una receta de croquetas caseras muy fácil de preparar y con unos ingredientes económicos.

Estas croquetas de huevo están elaboradas con huevos cocidos y con una salsa bechamel cremosa y muy sabrosa. Dos alimentos que combinan muy bien juntos y que, transformados en croquetas, son una delicia. Al morder la croqueta te encuentras con su interior cremoso y suave, acompañado de la textura sólida del huevo… Un bocado lleno de sabor.

Os aseguro que esta receta de croquetas de huevo os va a encantar, tanto por su sabor como por su fácil elaboración. Además es una receta económica, elaborada con ingredientes básicos que casi siempre tenemos en casa.

VÍDEO-RECETA

INGREDIENTES
(para 16 croquetas)

  • 4 huevos
  • 500 mililitros de leche
  • 3 cucharadas soperas de harina
  • 3 cucharadas soperas de margarina
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • 2 huevos (para empanar las croquetas)
  • Pan rallado
Ingredientes para las croquetas de huevo
Ingredientes para las croquetas de huevo

ELABORACIÓN

Comenzamos cociendo los huevos. Para ello los ponemos en un cazo, cubiertos de agua fría, y los llevamos al fuego. Cuando el agua comience a hervir tendremos los huevos cociendo 10 minutos exactos. Es el tiempo justo para que los huevos se cocinen correctamente. Ahora que ya tenemos cocidos los huevos, tiramos el agua caliente y los pasamos por agua fría. Ésto último ayudará a que los huevos se enfríen antes y se puedan pelar mejor.

Ahora preparamos la salsa bechamel. En un cazo al fuego ponemos la margarina y, cuando se derrita, añadimos la harina. Cocinamos unos minutos la harina para que nuestras croquetas no tengan sabor a harina cruda. A continuación agregamos la mitad de la leche y removemos bien para integrar la mezcla.

Preparando la salsa bechamel
Preparando la salsa bechamel

Cuando la salsa espese añadimos el resto de la leche, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Seguimos removiendo continuamente y cocinando nuestra salsa bechamel durante unos minutos, hasta que espese y se despegue de las paredes del cazo. En este punto ya tenemos la bechamel para las croquetas terminada.

Seguidamente pelamos los huevos, que ya estarán fríos, y los cortamos en cuatro partes:

Cortando los huevos
Cortando los huevos

Vertemos un poco de bechamel en una fuente de cristal y acomodamos los huevos. No los pondremos muy juntos entre sí, para que a la hora de formar las croquetas sea más fácil ir cogiendo los huevos sin romperlos. Vertemos el resto de bechamel sobre los huevos y nos aseguramos de que queden bien cubiertos.

Cubriendo los huevos con la bechamel
Cubriendo los huevos con la bechamel

En este momento ya tenemos la masa de nuestras croquetas terminada. La tapamos con papel film, pegándolo a la masa, y dejamos que se enfríe por completo a temperatura ambiente. Una vez que la masa esté fría la llevamos a la nevera y la dejamos reposar de un día para otro. De este modo la bechamel espesará y será más fácil formar nuestras croquetas.

Tras 24 horas comenzamos a formar las croquetas de huevo. Con una cuchara vamos cogiendo, de uno en uno, los huevos cubiertos de bechamel. Los pasamos por huevo batido, por pan rallado y les vamos dando forma de croqueta:

Formando las croquetas
Formando las croquetas

Una vez que hayamos formado todas las croquetas, las freímos en abundante aceite caliente hasta que estén doradas. Las pasamos a un plato con papel absorbente, para que pierdan el exceso de aceite… y ya las tenemos listas para comer.

Croquetas de huevo
Croquetas de huevo

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.