Lasaña de verano (sin horno)

Lasaña de verano (sin horno)

Hoy vamos a preparar una receta de lasaña muy diferente y original, a la que he bautizado como “lasaña de verano“, ya que está elaborada sin horno y se come fría.

Para elaborar esta lasaña de verano he utilizado dos tipos de relleno diferentes y que combinan muy bien. Por un lado pondremos un relleno jugoso de atún con tomate, y por otro lado un relleno fresco de pechuga de pavo, lechuga y maíz. Además, en cada capa de relleno untaremos un poco de mayonesa, para dar un extra de jugosidad y también conseguir que todas las capas queden pegadas.

Sin duda esta lasaña se ha convertido en una de mis recetas de verano favoritas; una comida muy fácil de preparar, rica y vistosa.

En esta lasaña he utilizado pasta precocida, por lo que no he tenido que encender el fuego para cocerla. Con una hidratación previa en agua caliente queda bien hecha, “al dente“. Si vosotros no encontráis este tipo de pasta en el supermercado, podéis utilizar pasta seca y cocerla previamente según las indicaciones del fabricante.

Ingredientes de la receta

(*) Cantidades para 2 personas. Para más comensales, multiplicar el número de ingredientes.

  • Lasaña precocida (5 placas)
  • Atún en aceite (2 latas de 80 g)
  • Tomate frito (4-5 cucharadas)
  • Pechuga de pavo (4 lonchas)
  • Lechuga (1 cogollo)
  • Maíz dulce
  • Mayonesa
  • Huevos cocidos (2)

(**) Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

Comenzamos poniendo a hidratar las placas de lasaña precocida. Para ello las colocamos dentro de un recipiente lleno de agua bien caliente y las dejamos dentro 10 minutos. Si en lugar de utilizar lasaña precocida utilizáis “lasaña seca”, tendréis que cocerla previamente siguiendo las instrucciones del fabricante.

Hidratando las placas de lasaña
Hidratando las placas de lasaña

Pasados los 10 minutos las placas de lasaña habrán cambiado de color y textura: ahora estarán blanquecinas, manejables y en un punto perfecto para comer. Sacamos las placas del agua y las colocamos sobre un paño limpio, para que se sequen y se enfríen.

Placas de lasaña hidratadas
Placas de lasaña hidratadas

Mientras tanto preparamos los ingredientes del relleno. Escurrimos bien el aceite que contienen las dos latas de atún y ponemos el contenido de cada lata en un cuenco. Añadimos un par de cucharadas de tomate frito a cada cuenco y mezclamos bien, hasta conseguir una mezcla jugosa de atún con tomate. En total tendremos dos cuencos de atún con tomate para usar en el relleno posterior.

Preparamos también el cogollo de lechuga: lavamos bien las hojas, las secamos y las cortamos en pequeños trozos. Escurrimos el maíz dulce, para que no contenga líquido, y sacamos de la nevera el pavo y la mayonesa.

Ahora que las placas de lasaña están frías y hemos preparado los ingredientes del relleno, comenzamos a montar nuestra lasaña de verano. En un plato colocamos una placa de lasaña y untamos encima una cucharadita de mayonesa. Sobre la mayonesa colocamos dos lonchas de pavo, la mitad de la lechuga y unos granos de maíz.

Primera capa de relleno
Primera capa de relleno

Colocamos encima del relleno una placa de lasaña, a la que habremos untado mayonesa en la parte inferior. Untamos un poco de mayonesa también en la parte superior de la pasta y distribuimos encima el relleno de uno de los cuencos de atún con tomate.

Distribuyendo el relleno de atún con tomate
Distribuyendo el relleno de atún con tomate

Tapamos esta capa de relleno con una tercera capa de lasaña y volvemos a rellenar con mayonesa, pavo, lechuga y maíz. Tapamos con una cuarta placa de lasaña, untada por ambas caras con mayonesa, y distribuimos el relleno de atún con tomate que tenemos reservado en el segundo cuenco.

Colocando la cuarta placa de lasaña
Colocando la cuarta placa de lasaña

Por último colocamos la quinta y última placa de lasaña, untamos un poco de mayonesa sobre su superficie y reservamos nuestra lasaña en la nevera. La dejaremos reposar durante 1 hora para que se enfríe.

Colocando la última placa de lasaña
Colocando la última placa de lasaña

Pasado el tiempo de reposo y en el momento de comer la lasaña, la sacamos de la nevera y decoramos su superficie con los dos huevos cocidos previamente rallados. Hecho esto servimos de inmediato nuestra lasaña de verano.

Lasaña de verano
Lasaña de verano

A continuación podéis ver el vídeo con el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.