Panecillos rellenos de queso

Panecillos rellenos de queso

Desde que estamos confinados en casa a muchos nos ha dado por preparar pan casero. Esto ha provocado que en los supermercados se hayan agotado las harinas de fuerza y las levaduras de panadero. Investigando en mis cuadernos de recetas encontré una receta de pan casero elaborado sin harina de fuerza y sin levadura de panadero. He tuneado un poco la receta original y la he convertido en la receta que hoy os propongo: unos panecillos rellenos de queso con un toque de ajo.

Esta receta de pan me gusta mucho porque la masa con la que se elabora no requiere de amasado ni de largos tiempos de reposo. Es una masa muy sencilla y rápida de preparar, elaborada con harina común y con levadura química (o polvo para hornear).

Los panecillos rellenos de queso quedan absolutamente deliciosos. Al morderlos nos encontramos con una miga de pan tierna y esponjosa… y todo el sabor del queso. Además, si los comemos recién salidos del horno, el queso estará fundido. Todo un placer para los amantes del queso.

El toque del ajo se lo vamos a dar a nuestros panecillos una vez salgan del horno. Los pincelaremos en caliente con una salsa de ajo, perejil y mantequilla, que les va a aportar un punto extra de sabor. Un sabor que recuerda mucho al de los populares panes de ajo.

Ingredientes de la receta

Para el pan:

  • Harina de trigo común (250 g)
  • Sal (1/2 cucharadita)
  • Azúcar (15 g)
  • Levadura química o polvo para hornear (10 g)
  • Yogur natural sin azúcar (200 g)
  • Mantequilla (70 g)

Para el relleno:

  • Queso Emmental (un trozo de 140 g)

Para la salsa de ajo:

  • Ajo (1 diente)
  • Perejil (1 cucharadita)
  • Mantequilla (30 gramos)
  • Sal en escamas

(*) Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

En un recipiente ponemos la harina, la sal, el azúcar y la levadura química (o polvo para hornear). Mezclamos estos ingredientes secos y añadimos la mantequilla fría, cortada en pequeños cubos. Seguidamente, con la ayuda de un tenedor, integramos la mantequilla con el resto de ingredientes, hasta que nos quede una mezcla terrosa.

Integrando la mantequilla en la mezcla de harina
Integrando la mantequilla en la mezcla de harina

Hecho esto añadimos el yogur natural, recién sacado de la nevera, y lo integramos en la mezcla anterior.

En este punto integramos la mezcla con la mano, hasta que toda la harina esté incorporada en la masa.

Preparando la masa de pan
Preparando la masa de pan

Ahora que tenemos la masa de pan terminada, la dejamos reposar durante 10 minutos en la nevera, tapada con papel film.

Masa de pan terminada lista para reposar
Masa de pan terminada lista para reposar

Tras el reposo ponemos la masa en la superficie de trabajo enharinada y, con la ayuda de un rodillo, la estiramos hasta formar un rectángulo.

Seguidamente cortamos el rectángulo de masa en unas 13-15 porciones iguales. Cortamos también el queso en cubos, en unas 13-15 porciones, al igual que la masa de pan.

Cortando la masa en porciones
Cortando la masa en porciones

A continuación comenzamos a formar los panecillos. Para ello cogemos una porción de masa, colocamos en el centro de esta un cubo de queso y cerramos bien la masa formando una bola.

Colocando el queso dentro de la masa
Colocando el queso dentro de la masa
Formando el panecillo relleno
Formando el panecillo relleno

Continuamos haciendo el mismo proceso con toda la masa: rellenamos, cerramos y formamos bolas. Es importante cerrar bien la masa, para que durante el horneado no se salga el queso derretido del interior del pan.

Una vez que hayamos formado todos los panecillos, los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear. Seguidamente los llevamos al horno, que lo tendremos encendido y caliente, a una temperatura de 200 ºC con calor arriba y abajo. Hornearemos el pan hasta que esté dorado, durante unos 15-20 minutos.

Panecillos rellenos de queso antes de hornear
Panecillos rellenos de queso antes de hornear

Mientras que nuestros panecillos de queso están en el horno, aprovechamos para preparar la salsa de ajo. Picamos el ajo en trocitos muy pequeños y los machacamos un poco en un mortero. Por otro lado derretimos la mantequilla durante unos segundos en el microondas. Una vez derretida, añadimos a la mantequilla el ajo picado y el perejil, mezclamos bien y reservamos.

Pasados 20 minutos ya tenemos nuestros panecillos rellenos de queso bien horneados y dorados. Los sacamos del horno e inmediatamente los pincelamos con la salsa de ajo.

Pincelando los panecillos recién horneados con la salsa de ajo
Pincelando los panecillos recién horneados con la salsa de ajo

Una vez pincelados ponemos unas escamas de sal en la superficie de cada panecillo y ya los tenemos listos para comer.

Panecillos rellenos de queso
Panecillos rellenos de queso

A continuación os dejo el vídeo con el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.