Pastel de frutas en gelatina

Pastel de frutas en gelatina

Ya que estamos en pleno verano he decidido preparar un pastel de frutas frescas de temporada. En concreto voy a elaborar un pastel con gelatinas que preparemos nosotros mismos, de melón, de sandía y de melocotón, unas frutas muy veraniegas y sabrosas.

Este pastel de fruta resulta muy vistoso, colorido y original, ya que está elaborado con diferentes capas, cada una de ellas de una fruta y color distinto: una capa de gelatina blanca de melón, una amarilla de melocotón y una última capa rosa de sandía. Además es un pastel muy fácil de preparar y conserva todo el sabor de la fruta fresca.

Algo curioso de este pastel de frutas es que, a pesar de estar elaborado con gelatina, su textura es muy agradable, ya que queda cremoso y suave gracias a la leche condensada.

Antes de comenzar con la receta os dejo un último consejo para que este pastel os quede perfecto: respetar los tiempos de reposo que os indico en la elaboración de la receta. Así las diferentes capas no se mezclarán unas con otras y quedarán bien diferenciadas. Tampoco es aconsejable lo contrario, dejar pasar más tiempo del indicado a la hora de poner una capa sobre otra, porque no quedarían unidas entre sí, sino despegadas.

Ingredientes de la receta

Para la capa de melón:

  • Melón (250 g)
  • Leche condensada (120 g)
  • Agua fría (80 ml)
  • Gelatina en polvo (10 g)

Para la capa de melocotón:

  • Melocotón (250 g)
  • Leche condensada (120 g)
  • Agua fría (80 ml)
  • Gelatina en polvo (10 g)

Para la capa de sandía:

  • Sandía (250 g)
  • Leche condensada (120 g)
  • Agua fría (80 ml)
  • Gelatina en polvo (10 g)

Para la base del pastel:

  • Galletas María

(*) Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

Lo primero que vamos a hacer es preparar el molde o recipiente que vamos a utilizar. En esta ocasión utilizaremos un recipiente de 20 centímetros de diámetro. Untamos la base y las paredes con un poco de aceite o mantequilla y le ponemos encima una capa de papel film, de tal modo que el recipiente quede bien forrado. Al poner aceite, el papel film quedará bien pegado y adherido a nuestro recipiente, de este modo será más fácil desmoldar el pastel una vez terminado.

A continuación preparamos la fruta: la pelamos, la troceamos y la pesamos sin la cáscara, sin la piel y sin el hueso, hasta obtener 250 gramos de cada una de las frutas que vamos a utilizar.

Comenzamos preparando la gelatina de melón. Mezclamos la gelatina con el agua bien fría dentro de una taza y dejamos que la gelatina se hidrate durante unos 5 minutos. Pasado este tiempo veremos que la mezcla de agua y gelatina está sólida; en este punto llevamos la taza al microondas para que la mezcla se caliente y se vuelva líquida.

Gelatina hidratada
Gelatina hidratada

Seguidamente ponemos en el vaso de la batidora el melón, la leche condensada y la gelatina líquida, y con la ayuda de la batidora lo trituramos todo bien. Después vertemos esta mezcla de melón dentro del recipiente.

Vertiendo la mezcla de melón dentro del recipiente
Vertiendo la mezcla de melón dentro del recipiente

Hecho esto reservamos el recipiente en la nevera durante 20 minutos, para que la gelatina de melón se solidifique.

Mientras tanto preparamos, del mismo modo que la anterior, la gelatina de melocotón: hidratamos la gelatina, la calentamos una vez hidratada, y trituramos el melocotón junto con la gelatina líquida y la leche condensada.

Triturando la mezcla de melocotón, leche condensada y gelatina
Triturando la mezcla de melocotón, leche condensada y gelatina

Con la mezcla de melocotón ya terminada, y una vez pasados los 20 minutos de frío de la gelatina de melón, sacamos esta última de la nevera y, tras comprobar que esté solida, vertemos encima la mezcla de melocotón. El vertido lo haremos poco a poco y con cuidado, como vemos en la siguiente foto:

Vertiendo la mezcla de melocotón sobre la gelatina de melón
Vertiendo la mezcla de melocotón sobre la gelatina de melón

Reservamos nuevamente el recipiente en la nevera durante otros 20 minutos.

Mientras esta segunda capa se solidifica, preparamos del mismo modo que las anteriores la gelatina de sandía: hidratamos la gelatina en el agua fría durante cinco minutos y, cuando esté hidratada, la calentamos unos segundos en el microondas para que se vuelva líquida. Seguidamente trituramos y mezclamos bien la sandía, la leche condensada y la gelatina líquida.

Añadiendo la gelatina líquida al vaso batidor
Añadiendo la gelatina líquida al vaso batidor

Pasados los 20 minutos de reposo y frío de la segunda gelatina, la de melocotón, comprobamos que ha quedado sólida y la sacamos de la nevera. Seguidamente vertemos la mezcla de sandía sobre la gelatina de melocotón ya sólida.

Vertiendo la mezcla de sandía sobre la gelatina de melocotón
Vertiendo la mezcla de sandía sobre la gelatina de melocotón

Llevamos de nuevo el recipiente a la nevera, durante 20 minutos más, para que la gelatina de sandía también se solidifique.

Pasados estos 20 minutos, con la gelatina de sandía ya sólida, colocamos sobre ella una capa de galletas, que será la base de nuestro pastel. Reservamos nuestro pastel de fruta en la nevera de un día para otro.

Pastel de frutas listo para reposar
Pastel de frutas listo para reposar

Tras las horas de reposo desmoldamos nuestro pastel de frutas volteándolo sobre un plato, y decoramos su superficie con unas láminas finas de melocotón y con unas bolitas de sandía y de melón.

Pastel de frutas en gelatina
Pastel de frutas en gelatina

A continuación os dejo el vídeo en el que podéis ver el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.