Pollo en pepitoria

Pollo en pepitoria

El pollo en pepitoria es un guiso tradicional de la gastronomía española, cocinado con una salsa (la “pepitoria“) a base de almendras fritas y huevo cocido.

Generalmente se utiliza pollo o gallina para preparar un guiso de salsa en pepitoria, pero también se pueden utilizar otros tipos de carne. Yo, en esta ocasión, voy a utilizar un pollo para preparar una receta fácil de pollo en salsa pepitoria.

Esta receta de pollo en pepitoria es deliciosa, ya que el pollo queda bien tierno y jugoso gracias a la salsa pepitoria en la que está cocinado. Nos va a quedar un pollo guisado realmente sabroso y con una salsa tan rica que no podremos dejar de mojar pan.

INGREDIENTES

  • 1 pollo (sin piel y cortado en trozos grandes)
  • 50g de almendras crudas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 5 hebras de azafrán
  • 1 ramillete de perejil
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • 2 huevos cocidos
Ingredientes para el pollo en pepitoria
Ingredientes para el pollo en pepitoria

ELABORACIÓN

Comenzamos friendo las almendras en una sartén. Utilizaremos abundante aceite de oliva, ya que en esa misma sartén freiremos posteriormente el pollo. Debemos vigilar bien las almendras, mientras se fríen, para que no se nos quemen.

Reservamos las almendras fritas y vamos friendo las piezas de pollo, que previamente habremos salpimentado y enharinado. Vamos friendo las piezas de pollo por tandas y, cuando estén doradas, las vamos sacando a la olla en la que haremos el guiso final.

Ahora que ya tenemos todo el pollo dorado, quitamos unas cucharadas de aceite de la sartén (para reducir la cantidad de grasa) y agregamos la cebolla picada, el diente de ajo entero y la hoja de laurel. Dejamos que se pochen estas verduras, y las sacaremos cuando la cebolla y el ajo estén dorados.

Continuamos haciendo el majado, que dará sabor y textura al pollo y a la salsa. Para ello, en un mortero ponemos la cebolla frita, el ajo frito, las almendras (que habíamos frito en un primer momento), unas hojas de perejil fresco y las hebras de azafrán, y machacamos bien todo el conjunto.

Haciendo el majado para el pollo
Haciendo el majado para el pollo

Cuando hayamos machacado bien todos los ingredientes que tenemos en el mortero, ponemos el majado resultante sobre las piezas de pollo, que ya estarán acomodadas en una olla amplia para comenzar a hacer el guiso.

Tras agregar el majado, añadimos el vaso de vino blanco y el aceite que nos queda en la sartén (de haber frito todo lo anterior), y cubrimos todas las piezas de pollo con agua.

Una vez que el guiso arranque a hervir, lo ponemos a fuego medio y dejamos que el pollo se cocine, durante una hora y media o dos horas. El pollo debe quedar bien tierno y la salsa reducida.

Cuando haya pasado una hora y media (aproximadamente) y veamos que el pollo ya está bien cocinado, le agregamos los dos huevos cocidos, bien picados (o rallados), y dejamos que se cocine todo junto unos cinco minutos más.

Pollo en pepitoria terminado
Pollo en pepitoria terminado

Y en este momento ya tenemos el pollo en pepitoria listo para comer. Aunque a mi me gusta reservar este guiso hasta el día siguiente, ya que considero que queda más sabroso una vez que ha reposado.

Espero que os haya gustado esta receta de pollo en pepitoria y que la disfrutéis tanto como yo.

Os recomiendo, para disfrutar a tope de este plato, que lo sirváis acompañado de unas patatas fritas, o de un arroz blanco (que también le va muy bien). Pero sobre todo ¡que no falte el pan para pringar!

VÍDEO

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.