Tarta de limón helada

Tarta de limón helada

Hoy os traigo una propuesta dulce perfecta para tomar de postre en días calurosos. Se trata de una tarta de limón helada muy refrescante, ligera y fácil de preparar.

Para elaborar esta tarta helada utilizaremos leche evaporada, un ingrediente que contiene menos cantidad de grasa que la nata (o crema de leche), por lo que no resulta tan pesada a la hora de comerla. Además la leche evaporada no aporta mucho sabor, por lo que el sabor predominante es el del limón. Resulta bastante sorprendente poder montar leche evaporada, ya que no tiene ni la misma densidad ni la misma cantidad de grasa que la nata. Pero siguiendo los consejos que os dejo durante la elaboración de la receta, conseguiréis una leche evaporada perfectamente montada.

Esta tarta de limón helada me ha encantado, tanto por su textura como por su sabor. Al comer la tarta nos encontramos con una textura suave y ligera, como una nube, gracias a la leche evaporada montada, resultando así una especie de mousse de limón ligera (y helada).

Por último, antes de comenzar con la receta, deciros que la base de esta tarta la he elaborado con unas galletas de limón rellenas, que aportan un toque extra de sabor. Si vosotros no encontráis este tipo de galletas, podéis utilizar las galletas que más os gusten o tengáis a mano.

Ingredientes de la receta

  • Ralladura de dos limones
  • Zumo de limón (150 ml)
  • Leche evaporada (345 g)
  • Azúcar (150 g)

Para la base de galleta:

  • Galletas de limón (100 g)
  • Mantequilla (50 g)

(*) Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

Para hacer esta tarta he utilizado una olla pequeña de 20 centímetros de diámetro. De este modo os dejo una alternativa casera para los que no dispongáis de molde. Untamos las paredes y la base de la olla con un poco de mantequilla y la forramos con papel film, de tal modo que sobresalga para poder desmoldar la tarta una vez terminada. En mi caso he forrado también las paredes y la base con papel de hornear, para que los laterales de la tarta queden lisos.

Hecho esto comenzamos a preparar la tarta. En primer lugar hacemos la base de galleta: machacamos las galletas, hasta conseguir una especie de “arena de galleta”, y la mezclamos con la mantequilla previamente derretida. Vertemos la mezcla dentro de la olla (o de un molde) y presionamos bien, hasta conseguir una base compacta. Reservamos la olla en el congelador, para que la base se enfríe mientras continuamos con la receta.

Machacando las galletas para hacer la base de la tarta
Machacando las galletas para hacer la base de la tarta

Seguidamente limpiamos bien los limones y, con la ayuda de un rallador, rallamos bien la piel. Hecho esto, cortamos los limones a la mitad y exprimimos su zumo, hasta obtener los 150 mililitros que necesitamos para la receta.

Unas 2-3 horas antes de comenzar a elaborar la tarta, pondremos la leche evaporada en el congelador. Este paso es importante, ya que la leche evaporada tiene que estar semi-congelada a la hora de utilizarla, para que luego quede bien montada.

Continuamos poniendo la leche evaporada ya semi-congelada en un bol grande y, con la ayuda de unas varillas eléctricas, comenzamos a montarla. Cuando esté semi-montada añadimos el azúcar, poco a poco y sin parar de batir. Añadimos también la ralladura de limón.

Montando la leche evaporada
Montando la leche evaporada

Ahora que la leche evaporada está montada, agregamos el zumo de limón. Lo agregamos poco a poco mientras batimos con las varillas a baja intensidad.

Agregando el zumo de limón a la leche evaporada montada
Agregando el zumo de limón a la leche evaporada montada

En este punto, que ya tenemos la mousse de limón terminada, la ponemos cuidadosamente dentro de la olla, sobre la base de galleta.

Poniendo la mousse de limón dentro de la olla
Poniendo la mousse de limón dentro de la olla

Distribuimos la mousse y alisamos la superficie de la tarta. Por último, la tapamos y la reservamos en el congelador un mínimo de 6 horas.

Tarta de limón antes de reservarla en el congelador
Tarta de limón antes de reservarla en el congelador

Pasado el tiempo de reposo y en el momento de servir la tarta, la sacamos del congelador y la desmoldamos tirando hacia arriba del papel film. La colocamos en un plato y decoramos la superficie al gusto. En mi caso he decorado la tarta con unos copetes de nata montada, ralladura de limón y unas galletitas de limón.

Tarta de limón helada
Tarta de limón helada

Para que la tarta esté en un punto perfecto para comer, es conveniente sacarla unos 5-10 minutos antes del congelador.

A continuación os dejo el vídeo con el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.