Tarta de queso con frutos rojos (sin horno)

Tarta de queso con frutos rojos (sin horno)

Hoy vemos cómo hacer una tarta de queso con frutos rojos. Se trata de una receta sin horno, fácil de preparar y muy vistosa.

Esta receta de tarta de queso con frutos rojos queda con un rico sabor, tanto al queso crema como a la mezcla de frutos rojos que utilizamos para su elaboración: arándanos, frambuesas y moras. Además, su textura de mousse resulta muy agradable y nada pesada al comerla.

Como decía al principio, la tarta queda muy vistosa, en parte gracias a que el corte tiene un efecto bicolor, y también a la decoración con frutos rojos, que siempre le dan un toque muy chulo a las tartas y postres.

Si sois de los míos, que os apasiona el queso y los frutos rojos, no dejéis de preparar esta receta de tarta de queso, un postre muy sabroso que os aseguro que os va a encantar.

VÍDEO-RECETA

INGREDIENTES

Para la tarta de queso

  • 300 gramos de queso crema
  • 400 mililitros de nata para montar (con un 35% de materia grasa)
  • 60 gramos de azúcar

Para la salsa de frutos rojos

  • 100 gramos de arándanos
  • 100 gramos de frambuesas
  • 100 gramos de moras
  • 50 gramos de azúcar
  • 15 mililitros de zumo de limón
  • 6 hojas de gelatina (10 gramos de gelatina en polvo)

Para la base de galleta

  • 150 gramos de galletas
  • 80 gramos de mantequilla

Para decorar la tarta

  • Frutos rojos (arándanos, frambuesas y moras)
  • Hierbabuena
Ingredientes para la tarta de queso con frutos rojos
Ingredientes para la tarta de queso con frutos rojos

ELABORACIÓN

Lo primero que vamos a preparar es la salsa de frutos rojos, ya que debe estar fría para el montaje de la tarta. En un cazo ponemos los frutos rojos junto con el azúcar y el chorrito de limón. Llevamos el cazo al fuego y cocinamos los frutos rojos durante 10 minutos, sin parar de remover. Estarán cocinados cuando se hayan deshecho, formando una especie de compota. Vertemos esta compota en un colador, con un cuenco debajo, y con la ayuda de una cuchara presionamos para obtener una salsa de frutos rojos sin pieles ni pepitas.

Ahora ponemos a hidratar las hojas de gelatina. En un plato con abundante agua fría las sumergimos durante 3-4 minutos. Rescatamos las hojas de gelatina ya hidratadas y las vertemos en la salsa de frutos rojos (que aún está caliente).

Añadiendo la gelatina hidratada a la salsa de frutos rojos
Añadiendo la gelatina hidratada a la salsa de frutos rojos

Mezclamos bien con una cuchara, hasta que la gelatina se haya disuelto. Seguidamente dejamos que la salsa de frutos rojos se enfríe completamente a temperatura ambiente. Mientras se enfría continuamos con la receta.

Ahora vamos a preparar la base de galleta. Para ello trituramos las galletas hasta que nos quede una especie de “arena de galleta”. Fundimos la mantequilla durante unos segundos en el microondas, y la mezclamos bien con las galletas trituradas. Vertemos esta mezcla en un molde de 20 centímetros de diámetro. Distribuimos y compactamos la galleta por toda la base del molde. Ahora que tenemos lista la base de galleta, la llevamos al congelador mientras continuamos con la receta.

En este punto ya tendremos la salsa de frutos rojos fría, con lo que podemos continuar con la receta. En un bol grande, y que esté bien frío, ponemos el queso crema (también frío) y el azúcar, y con unas varillas eléctricas mezclamos hasta obtener una crema. Seguidamente añadimos la nata, que también debe estar bien fría, y continuamos batiendo hasta que esté bien montada. Nos va a quedar una mezcla (montada) de queso y nata, que se verá con una textura firme, como en esta foto:

Mezcla (montada) de queso y nata
Mezcla (montada) de queso y nata

Dividimos la mezcla (montada) de queso y nata en dos boles, a partes iguales, y vertemos en cada uno de ellos unas cucharadas de la salsa de frutos rojos. Vamos a poner más cantidad de salsa de frutos rojos en uno de los boles, para así obtener un color más intenso en una de las mezclas. De este modo obtenemos dos mousse de queso con frutos rojos en dos tonos rojizos diferentes.

Mezclamos e integramos, en cada uno de los dos boles, la salsa de frutos rojos con la mezcla de nata y queso. Para ello nos ayudaremos de una lengua repostera, y lo haremos con movimientos suaves y envolventes.

Integrando la salsa de frutos rojos
Integrando la salsa de frutos rojos

A continuación ponemos la mousse que tiene el tono más oscuro sobre la base de galleta, que reservamos previamente en el congelador. Aplanamos la superficie y la reservamos 10 minutos en el congelador, para que esta capa se gelatinice y así poder poner una segunda capa encima.

Pasados los 10 minutos añadimos encima la mousse más clara, repartiéndola bien y con cuidado, sobre la capa anterior:

Montando la tarta de queso
Montando la tarta de queso

Seguidamente llevamos la tarta (bien tapada) a la nevera, donde la tendremos un mínimo de 8 horas, aunque yo os recomiendo que la dejéis de un día para otro.

Tras las horas de reposo sacamos la tarta de la nevera, la desmoldamos y la decoramos con más frutos rojos y con unas hojas de hierbabuena.

Tarta de queso con frutos rojos
Tarta de queso con frutos rojos

Y este es el corte tan apetecible que tiene nuestra tarta de queso con frutos rojos:

Porción de tarta de queso con frutos rojos
Porción de tarta de queso con frutos rojos

 

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.