Galletas rellenas de manzana

Galletas rellenas de manzana

Hoy vemos cómo hacer galletas de manzana. Se trata de una receta de galletas caseras rellenas de manzana, a las que daremos forma de pequeños pasteles de manzana (o apple pies).

Para hacer estas galletas vamos a elaborar una masa fácil de galletas con almendra molida, que le dará un toque crujiente a nuestras galletas una vez horneadas. Por otro lado cocinaremos las manzanas, cortándolas en pequeños cubos y pasándolas por una sartén, hasta que estén blandas y ligeramente caramelizadas. El resultado final va a ser unas galletas rellenas de manzana (o minipasteles de manzana) muy sabrosas, perfectas para acompañarlas con un café o un té a media tarde.

Si os gustan este tipo de recetas con manzana, hace unos meses preparamos un pastel de manzana, muy similar a estas galletas rellenas, que os puede gustar: Receta de tarta de manzana (apple pie).

Ingredientes de la receta

Para la masa de galletas:

  • 1 huevo
  • 200 gramos de harina
  • 50 gramos de almendra molida
  • 150 gramos de azúcar
  • 110 gramos de mantequilla
  • Una pizca de canela

Para el relleno de manzana:

  • 500 gramos de manzana (3-4 manzanas)
  • Una pizca de canela
  • Un poco de mantequilla
  • Un chorrito de brandy

Para decorar las galletas:

  • Leche
  • Azúcar
Ingredientes para las galletas rellenas de manzana
Ingredientes para las galletas rellenas de manzana

Elaboración de la receta

Lo primero que vamos a hacer es la masa de galletas. Para ello en un bol ponemos la mantequilla, cortada en cubitos y a temperatura ambiente, junto con el azúcar, y mezclamos hasta formar una crema. Añadimos el huevo e integramos. Seguidamente ponemos la canela, la harina y la almendra molida, e integramos bien todo el conjunto hasta que se forme una masa compacta.

Formando la masa de galletas
Formando la masa de galletas

A continuación dividimos la masa en dos partes iguales, las envolvemos individualmente en papel film y las reservamos en la nevera durante 1 hora.

Masa de galletas lista para reposar
Masa de galletas lista para reposar

Mientras tanto vamos a preparar el relleno. Para ello pelamos y cortamos en pequeños cubitos las manzanas. Seguidamente ponemos una sartén al fuego, añadimos un trocito de mantequilla y, cuando se haya derretido, añadimos las manzanas. Ponemos la canela y el chorrito de brandy sobre las manzanas y las cocinamos unos minutos, hasta que estén ligeramente caramelizadas y blandas. No debemos dejar que la manzana se deshaga. Apartamos del fuego y reservamos.

Caramelizando la manzana
Caramelizando la manzana

Tras el tiempo de reposo sacamos una de las masas de la nevera y la estiramos con la ayuda de un rodillo. Como podéis ver en la siguiente foto, mientras estiro la masa dejo el papel film en la zona inferior, para que así no se pegue y sea más fácil estirarla y manipularla.

Estirando la masa
Estirando la masa

Cuando la masa tenga un centímetro de grosor aproximadamente, comenzamos a formar pequeños círculos con la ayuda de un molde para galletas. Con la masa sobrante formamos una bola, la estiramos de nuevo y sacamos más círculos.

Cortando la masa en círculos
Cortando la masa en círculos

Colocamos los círculos de masa, que serán la base de nuestras galletas, sobre una bandeja apta para el horno y forrada con papel de hornear. Seguidamente distribuimos la manzana caramelizada en su superficie.

Bases de galleta con la manzana caramelizada
Bases de galleta con la manzana caramelizada

Ahora sacamos la segunda masa de la nevera, la estiramos con la ayuda de un rodillo y la cortamos en tiras no muy finas. Como veis en la siguiente foto, cortamos estas tiras a la mitad, de tal modo que no queden demasiado largas y así podamos manipularlas más fácilmente.

Cortando la segunda masa en tiras
Cortando la segunda masa en tiras

Ahora con estas tiras de masa formaremos la parte superior de las galletas, que tiene forma de enrejado. Las vamos disponiendo de forma alternada, como se ve en la siguiente foto, utilizando para ello cuatro tiras de masa para cada galleta.

Poniendo la parte superior de las galletas
Poniendo la parte superior de las galletas

Retiramos la masa sobrante, cortándola con el mismo molde con el que hemos formado las bases de nuestras galletas.

Cortando la masa sobrante del enrejado
Cortando la masa sobrante del enrejado

Una vez que hayamos formado todas las galletas las reservamos durante media hora en la nevera. Esto lo hacemos para que la masa esté fría y a la hora de hornear las galletas mantengan su forma.

Tras este reposo de media hora pintamos la superficie de las galletas con un poco de leche, para que se doren al hornear, y espolvoreamos un poco de azúcar por encima para decorar.

Pintando las galletas con leche antes de hornearlas
Pintando las galletas con leche antes de hornearlas

Seguidamente las llevamos al horno, que lo tendremos precalentado a 180 ºC, con calor arriba y abajo, durante 15 minutos. Este tiempo será suficiente para que la masa se cocine y nos queden unas galletas bien doradas.

Galletas recién horneadas
Galletas recién horneadas

Transcurrido el tiempo de horneado, sacamos las galletas del horno y las colocamos sobre una rejilla para que se enfríen completamente y poder comerlas.

Galletas rellenas de manzana
Galletas rellenas de manzana

A continuación os dejo la vídeo-receta, en la que veréis detalladamente la elaboración de estas galletas rellenas de manzana.

Vídeo-receta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.