Mousse de fresa

Mousse de fresa

Hoy vemos cómo hacer mousse de fresa. Un postre fácil elaborado con nata y fresas, que resulta en una suave mousse sin huevo.

Esta receta de mousse de fresa queda con un sabor muy especial, que me recuerda a cuando era niña y tomaba fresas con leche. Además su textura queda muy especial e invita a comer una cucharada tras otra.

Otra opción, con un sabor diferente pero igual de rica, es la receta de mousse de limón que preparé hace unos meses… ¡Irresistible!

VÍDEO-RECETA

INGREDIENTES

  • 200 gramos de fresas
  • 200 mililitros de nata para montar (con un 35% de materia grasa)
  • 75 gramos de azúcar
  • 2 hojas de gelatina (3,3 gramos)
  • Un chorrito de zumo de limón
Ingredientes para la mousse de fresa
Ingredientes para la mousse de fresa

ELABORACIÓN

Lavamos las fresas, las quitamos el tallo y las troceamos sobre el vaso de la batidora. Agregamos el chorrito de zumo de limón, el azúcar, y trituramos bien hasta hacer un licuado de fresas. Colamos, con la ayuda de un colador, el licuado de fresas para que la mousse no tenga pepitas.

Separamos unas cucharadas de este licuado de fresas, que lo utilizaremos a continuación para disolver la gelatina.

En un plato con agua fría sumergimos las hojas de gelatina durante unos minutos para que se hidraten. Mientras, calentamos en el microondas el licuado de gelatina que hemos separado.

Hidratando la gelatina
Hidratando la gelatina

Sacamos las hojas de gelatina del agua, que ya estarán hidratadas, las escurrimos bien y las agregamos al licuado de fresas que hemos calentado. Mezclamos bien con una cuchara hasta que la gelatina se disuelva.

Ahora vertemos esta mezcla al resto de licuado de fresas, y lo reservamos en la nevera mientras montamos la nata.

Montamos la nata con la ayuda de unas varillas hasta que se formen surcos y picos. Para que la nata monte bien os recomiendo que, tanto la nata como el recipiente en el que la montemos, ambos estén bien fríos.

Ahora poco a poco vertemos el licuado de fresas sobre la nata montada, y vamos integrándolos con movimientos envolventes hasta que estén bien unificados.

Mezclando la nata montada con el licuado de fresas
Mezclando la nata montada con el licuado de fresas

Repartimos la mousse de fresas en unos vasos o recipientes. La tapamos y la dejamos reposar en la nevera, un mínimo de 3 horas, para que la mousse coja temperatura y consistencia.

Pasado el tiempo de reposo, decoramos la mousse de fresa al gusto… y ya la tenemos ¡lista para comer!

Mousse de fresa
Mousse de fresa

Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.