Tarta helada de piña, leche condensada y queso

Tarta helada de piña, leche condensada y queso

Ahora que llega el verano apetece comer postres fresquitos y fáciles de elaborar. Por eso hoy os propongo preparar una tarta helada de piña, leche condensada y queso.

Se trata de una tarta helada con una rica combinación de sabores, puesto que los tres ingredientes principales con los que se elabora (piña, leche condensada y queso) hacen que quede bien equilibrada. Además del sabor, el helado queda cremoso, sin cristales de hielo, gracias a la aportación de la leche condensada y del queso crema.

Aparte de los tres ingredientes principales, vamos a poner unas frutas del bosque (arándanos y frambuesas) en el interior de la tarta. Estas frutas van a aportar un buen contraste de sabor, además de un bonito color a la hora de cortar y presentar la tarta.

Si os gustan este tipo de tartas, a continuación os dejo otras recetas de tarta helada que hemos elaborado anteriormente:

Tarta helada de KitKat

Tarta helada de chocolate y avellana

Ingredientes de la receta

Para la tarta helada:

  • Piña en su jugo (400 g)
  • Leche condensada (370 g)
  • Queso crema (250 g)
  • Arándanos (100 g)
  • Frambuesas (100 g)
  • Galletas (7)

Para decorar la tarta:

  • Leche condensada (1 cucharada)
  • Piña (1 rodaja)
  • Arándanos
  • Fresas

(*) Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

En un bol ponemos las rodajas de piña bien escurridas del jugo, añadimos la leche condensada y el queso crema. Seguidamente, con la ayuda de la batidora, lo trituramos todo bien, hasta conseguir una crema unificada y sin grumos.

Preparando la crema de piña, leche condensada y queso
Preparando la crema de piña, leche condensada y queso

Hecho esto vertemos dos cucharones de la crema en un molde rectangular de 1’7 litros de capacidad, previamente forrado con papel film.

Vertiendo la crema en el molde
Vertiendo la crema en el molde

Sobre la crema distribuimos la mitad de los arándanos y de las frambuesas. Vertemos otros dos cucharones de crema y añadimos el resto de arándanos y frambuesas.

Montando la tarta
Montando la tarta

Por último vertemos el resto de crema que nos queda y, sobre esta, colocamos una capa de galletas. Tapamos la tarta con papel film y la reservamos en el congelador un mínimo de 6 horas.

Tarta montada lista para congelar
Tarta montada lista para congelar

Tras el reposo y unos 30 minutos antes de desmoldar la tarta, la sacamos del congelador. Pasado este tiempo la tarta se desmoldará con mayor facilidad y estará en un punto perfecto para comer. Volteamos la tarta sobre un plato, retiramos el molde y el papel film.

Desmoldando la tarta helada
Desmoldando la tarta helada

En este punto decoramos la superficie de nuestra tarta helada con una cucharada de leche condensada, la piña troceada, unos arándanos y unas fresas cortadas a la mitad.

Tarta helada de piña, leche condensada y queso
Tarta helada de piña, leche condensada y queso

Una vez decorada la servimos de inmediato para que no se derrita.

A continuación podéis ver el vídeo en el que yo misma preparo y pruebo esta rica tarta.

Vídeo-receta

Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.