Buñuelos de Bacalao (crujientes por fuera y tiernos por dentro)

Buñuelos de Bacalao (crujientes por fuera y tiernos por dentro)

Hacía tiempo que tenía ganas de preparar unos ricos buñuelos de bacalao… y qué mejor que prepararlos y compartir la receta con vosotros.

Esta receta de buñuelos de bacalao que hoy os propongo es muy fácil de preparar. Quedan unos buñuelos tiernos por dentro y crujientes por fuera. Su sabor es muy suave y rico, con el toque sabroso del bacalao en salazón, el ajo y el perejil. Se pueden comer solos, junto con una buena ensalada, o bien acompañados de tomate frito, una mayonesa o una salsa alioli casera.

Los buñuelos de bacalao son típicos de Semana Santa, pero los podemos disfrutar en cualquier época del año.

Ingredientes de la receta

  • Bacalao en salazón (250 g)
  • Ajo (1 diente)
  • Perejil fresco
  • Huevo (1 mediano)
  • Harina (150 g)
  • Impulsor químico (1 cucharadita colmada)
  • Agua fría (200 ml aprox.)

(*) Si lo necesitas, puedes consultar las tablas de medidas y equivalencias en cocina y repostería.

Elaboración de la receta

El día antes de hacer los buñuelos ponemos a desalar el bacalao. Para ello lo lavamos bien bajo el grifo, lo ponemos en un bol cubierto de abundante agua fría y lo reservamos durante 24 horas en la nevera. Durante estas horas cambiaremos el agua al bacalao unas dos o tres veces.

Tras 24 horas el bacalao ya estará desalado. Ahora tiramos el agua y lo secamos bien. Seguidamente lo desmigamos con las manos, retirando cuidadosamente tanto la piel como las espinas. Este es el paso más entretenido de la receta. En esta ocasión estoy utilizando migas de bacalao, pero también se pueden utilizar tajadas o lomos de bacalao.

Desmigando el bacalao
Desmigando el bacalao

En este punto, que ya hemos desmigado todo el bacalao, lo reservamos.

Seguidamente cortamos el ajo a la mitad, lo pelamos, le quitamos el germen y lo picamos en trozos pequeños. Picamos también unas hojas de perejil. Reservamos ambos ingredientes junto con el bacalao desmigado.

A continuación comenzamos a preparar la masa de los buñuelos. Para ello en un bol batimos el huevo y, una vez batido, tamizamos la harina con la ayuda de un colador. De este modo la masa de los buñuelos quedará más fina y aireada. Añadimos también el impulsor químico (o levadura química) y mezclamos. Por último vertemos el agua. La iremos añadiendo poco a poco, a medida que mezclamos el conjunto de ingredientes y se va formando la masa. No añadimos el agua de golpe, ya que probablemente no sea necesario añadir los 200 mililitros completos.

Preparando la masa de buñuelos
Preparando la masa de buñuelos

En este punto ya tenemos nuestra masa de buñuelos terminada. Ha quedado con una textura perfecta, ni muy espesa ni muy líquida, lisa y sin grumos.

Masa de buñuelos terminada
Masa de buñuelos terminada

Seguidamente incorporamos a la masa el resto de ingredientes que teníamos reservados: el bacalao desmigado, el ajo y el perejil. A la masa no le hemos añadido nada de sal, ya que el bacalao le aportará la salinidad suficiente. Si no queréis correr el riesgo de que los buñuelos se queden sosos, podéis cocinar un poco de bacalao antes de añadirlo a la masa y probar el punto de sal. Si lo consideráis necesario, este sería el momento de incorporar un poco de sal.

Incorporando el bacalao, el ajo y el perejil a la masa de buñuelos
Incorporando el bacalao, el ajo y el perejil a la masa de buñuelos

Tapamos la masa de buñuelos de bacalao y la reservamos en la nevera durante 30 minutos.

Masa de buñuelos antes del reposo
Masa de buñuelos antes del reposo

Pasado el tiempo de reposo comenzamos a freír nuestros buñuelos. Ponemos una sartén grande al fuego, a fuego medio-alto, cubierta de aceite. Cuando el aceite esté caliente añadimos un poco de masa, para comprobar que el aceite tiene la temperatura perfecta. Si la masa se hunde, el aceite aún está algo frío. Si por el contrario la masa cae y sale a flote, el aceite tiene la temperatura idónea para comenzar a freír los buñuelos. Cogemos un poco de masa de buñuelos con una cuchara sopera y, ayudándonos de otra cuchara, deslizamos la masa dentro del aceite.

Friendo los buñuelos de bacalao
Friendo los buñuelos de bacalao

Continuamos añadiendo masa al aceite hasta que no quepan más buñuelos en la sartén, y dejamos que se vayan friendo por ambos lados. Es importante controlar la temperatura del aceite a la vez que los buñuelos se fríen. Debemos mantenerlo siempre a una temperatura constante, a fuego medio-alto. Si el aceite está muy fuerte, los buñuelos se quedarán crudos por dentro. Si el aceite está a una temperatura baja, los buñuelos quedarán muy grasientos.

Una vez que los buñuelos de bacalao estén dorados por ambos lados, los sacamos del aceite y los reservamos en un plato con papel absorbente.

Buñuelos de bacalao bien fritos y dorados
Buñuelos de bacalao bien fritos y dorados

Continuamos friendo los buñuelos por tandas. Con esta cantidad de masa nos saldrán unos 20 buñuelos medianos.

En este punto que ya hemos frito todos los buñuelos, los servimos de inmediato, calientes y crujientes. En mi caso he acompañado los buñuelos de bacalao con una salsa alioli casera.

Buñuelos de bacalao
Buñuelos de bacalao

A continuación os dejo el vídeo para que podáis ver el paso a paso de esta receta.

Vídeo-receta

Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos con asterisco (*) son obligatorios.